5 de julio de 2012

VIRUS DE LA LEUCEMIA FELINA




El virus de la leucemia felina afecta a gatos domésticos de todo el mundo y esporádicamente a algunos felinos salvajes. Es una enfermedad infecto-contagiosa que suele cursar con bajada de defensas, en concreto produce la destrucción de los leucocitos dando lugar a una leucopenia.(descenso de los leucocitos en sangre circulante)
Esta enfermedad viral puede afectar a gatos de cualquier edad, sexo y raza. Siendo los más predispuestos aquellos gatos que salen a la calle. Y es una importante causa de mortalidad dentro de la especie felina.


¿Cómo se contagia?
Las vías de entrada del virus son diversas siendo la saliva la principal fuente de transmisión, por tanto la forma de contagio más típica es por mordedura o lamido de un gato infectado a un gato sano.
No obstante existen otras formas de contagio mucho menos frecuentes como a través de la placenta, mediante la leche o por transmisión sexual.
El virus no sobrevive bien en el ambiente por tanto la transmisión a través de heces y orina es bastante improbable.


¿Qué síntomas presenta?





En un principio la enfermedad permanece latente (“escondida” en las células sin provocar síntomas) pasado el periodo de latencia (entre 2–3 años), las manifestaciones más comunes son:
* Inmunodeficiencia: el virus daña las células encargadas de las defensas(leucocitos), de esta forma el organismo queda mucho más sensible a infecciones que en condiciones normales sería capaz de eliminar.
* Enfermedades tumorales: se trata de un virus oncogénico (capaz de desarrollar tumores). La mayoría de los casos se trata de linfomas, tumores que afectan al sistema linfático y en menor medida se desarrolla leucemia (a pesar de dar su nombre a la enfermedad).


Existen otros muchos síntomas que afectan a diversos órganos siendo los más destacados los siguientes:
* Signos gastrointestinales: los gatos leucemia positivos pueden presentar gingivitis (inflamación de las encías); estomatitis (úlceras en la boca); y vómitos y diarrea.
* Signos respiratorios: pueden aparecer rinitis y neumonías generalmente debidas a bacterias oportunistas que aprovechan la debilidad del sistema inmune del animal enfermo.
* Signos neurológicos: pueden presentarse como debilidad, parálisis e incluso cambios de comportamiento.


Fuente: revista Vetersalud



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares