20 de noviembre de 2010

Que NO hacer cuando nos encontramos con un perro agresivo

Un perro puede tener actitudes agresivas por diferentes motivos. Hay razas que ya estan genéticamente con esa tendencia porque se las cria para protecciòn, caza etc. pero pueden corregirse y sociabilizarse sin tener ningún tipo de complicación en entorno social.

Los motivos por el cual un perro puede mostrarse agresivo son normalmente para mantener el liderazgo, territorio o por miedo, también puede surgir como consecuencia de un dolor, patologías encefálicas o perros geriátricos. Y pueden manifestarte tanto en personas adultas, niños o  en otros perros.

Como ya  he dicho en el párrafo inicial, esto es evitable con una buena educaciòn desde cachorro, siendo firmes en nuestras òrdenes, tenémos que tener en cuenta que el perro que entra en casa, nos ve como otro más de la manada y no como nos relacionamos entre los humanos. Por lo tanto, el rol de liderazgo lo tenemos que tener nosotros y no ellos y no competir con nosotros.

Hoy voy a listar unas recomendaciones de lo que NO HAY QUE HACER cuando nos encontramos con un perro agresivo o si la agresividad es de nuestro perrito, extraído de un artículo de Marcel Ferretto
Entrenador Canino  http://www.conciencia-animal.cl/ :


* Salir corriendo si un perro se dirige a nosotros

Ya que al hacerlo estimulamos el instinto de caza del perro) Debemos permanecer quietos intentando mostrarnos tranquilos, mostrar las palmas de las manos en gesto claramente inofensivo. Al mismo tiempo debemos hablarle con voz tranquilizadora.

* Intentar escapar de un perro que nos persigue cuando hacemos ciclismo o corremos.
El mismo caso anterior; parar la marcha y proceder de igual forma.

* Meter la mano para tocar o acariciar un perro que se encuentra encerrado o detrás de una reja.
Nunca debemos tocar un animal que no conocemos, este podría morder por miedo o por dominancia. Antes de acariciar un animal, debemos estar seguros que es noble o que no se encuentra encerrado o atado.

* Acariciar el perro de otra persona cuando llevamos el nuestro de la correa.
Con esta reacción podemos provocar, aunque no siempre pues depende del tipo de perro, una reacción de competencia o de celos, ya que nuestro perro no entiende que nosotros repartamos el corazón con cualquier otro con el que nos crucemos.
Lo que si debemos hacer, es de forma controlada, que sean ellos los que se relacionen para después nosotros poder acariciar al nuevo perro conocido.

* Mirar fijamente a los ojos a un perro y mantenerle la mirada.

Esta acción significa, en el mundo de los cánidos, una amenaza abierta de manera que si un perro con intenciones belicosas mantiene un pulso con quien le mira fijamente, existe la posibilidad de atacar, ceder o retirarse.

* Meter las manos en una pelea, intentando rescatar a nuestro perro de un agresor.
Actuando de esta forma, es posible que hasta nuestro propio perro nos pueda morder. Pueden no reconocer o discriminar que la mano que le agarra por la espalda es la de su dueño.
La única acción posible para liberarlo de la pelea, es con agua, un palo o la propia correa y que el propietario del otro perro ayude a separarlos.

* Tensar la correa cuando nuestro perro estando atado se sube de tono mostrándose agresivo hacia otro perro o hacia una persona.
Al retener al perro con la intención de controlarle, el efecto que producimos es un aumento de la agresión.
Para actuar correctamente, hacer un manejo adecuado de la correa: Aplicar una o varias correcciones secas y contundentes para acto seguido mantener la correa floja y sin tensión pero cogida firme.

* Molestar al perro mientras come en su plato.
Los perros son protectores con lo que consideran suyo y en el momento de ponerles la comida. Toda intervención a partir de ahí la considera como una disputa por la ración, que entienden que les pertenece, en la que considera su manada. No se debe de juguetear cerca del perro que está comiendo.
Tampoco es bueno acariciarle continuamente si se muestra agresivo, ya que lejos de tranquilizarle, le aumentamos la tensión y el nerviosismo.

Acariciarle y relajarle mientras come es algo que debemos de hacer desde que es muy pequeño, además debe ser parte del proceso de educación y obediencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares