22 de enero de 2011

COMO ALIMENTAR CORRECTAMENTE A NUESTRO LORO

Debido a que esta especie de aves no es autóctona de la península ibérica que proviene mayormente de lugares exóticos,  todavía se desconoce bastante más que nada por la gran variedad de especies de psitácidas, que existen en el mercado.

He encontrado estos consejos desde la web http://www.elaviario.es/, que nos viene muy bien para saber si estamos alimentando correctamente a nuestra especie de papagayo. La autora del artículo es Ana Matezans, de Garouba Consultores, nos comenta que:

La base alimentaria debe contener:

1. Base granívora. Las necesidades de energía de los loros se cubren principalmente con hidratos de carbono moderadamente complejos procedentes de las semillas que pueden conseguir en su hábitat, ya sean las estepas australianas, los bosques de pinos de Asia o las selvas brasileñas. Así pues, nunca menos del 40% de la ración diaria lo constituirá una variedad de granos de buena calidad y cosecha reciente. Cereales como trigo, cebada, sorgo, mijo,arroz, semillas de rosáceas como escaramujo, negrillo, nabina, etc…)


2. Aporte de oleaginosas. Dependiendo del tamaño del ave y del origen, se hará preciso implementar esa mezcla con una proporción variable de aportes grasos. Entre el 5 y el 15%del total diario. Para aves pequeñas o de poca demanda grasa, recurriremos a semillas de alazor, girasol, etc. Con predominio de grasas insaturadas, para grandes psitacidas, el tamaño de las semillas ha de ser mayor(Calabaza, grandes semillas de girasol, piñones, cacahuetes, nueces de cedro…) y en el caso de grandes aras o aves con requerimientos específicos, como los yacos, una parte importante de esa ración serán grasas saturadas como las aportadas por nueces, macadamia, avellanas, almendras.


3. Aporte de proteína vegetal. Una porción del menú de un papagayo es proteína y la mayoría de los granos de cereales y pequeñas semillas no aportan la ración suficiente, la inclusión de leguminosas germinadas o cocinadas en el menú ayuda a compensar esta carencia.


4. Vegetales y frutas frescas. Es imprescindible que el papagayo grande o pequeño, reciba un aporte de vitaminas hidrosolubles, termo y fotosensibles que regulen las actividades metabólicas de su organismo. Eso se consigue con la inclusión diaria en el menú de alimentos frescos. Dependiendo de la especie, de la edad y estado de las aves, sus preferencias se inclinarán más hacia frutos jugosos y dulces o hacia frutos más ácidos, vegetales verdes, verduras de huerta etc. No olvidemos que, en tanto que pequeñas psitácidas australianas suelen consumir herbáceas, la mayoría de aves selváticas consumen pulpas de frutos tropicales.

Si desconocemos el origen o las preferencias de nuestra mascota, habrá que intentar ambos caminos hasta cuadrar sus preferencias con una buena variedad. Recordemos además que los alimentos frescos aportan el necesario volumen al conjunto para crear la sensación de saciedad imprescindible para que el loro tome una ración ajustada y prevengamos la obesidad. Los vegetales complementarán el conjunto del menú hasta el 100% final.

5. Otros aportes ocasionales. Algunas especies necesitan aportes extra de algunos minerales u otros nutrientes. El propietario de un loro mascota puede aprovechar esta circunstancia para usarlos como premio o golosina suministrándolos en formas divertidas como yogur, alguna gelatina, pasta cocinada, bizcochos o panes de elaboración artesanal, zumos o purés de frutas y verduras, etc. Nunca deben exceder del 5% del total diario. Lo recomendable es que se retire una parte de la ración convencional los días que se dan esos extras.

Mientras que el aporte de alimento seco puede hacerse bien mediante una mixtura variada de semillas de calidad o bien mediante pellets o extrusionados (que son a fin de cuentas semillas procesadas industrialmente de acuerdo a una fórmula). La ración de alimento fresco SIEMPRE debe suministrarse cruda y reciente.
La pregunta clave es ¿Cuánto debo darle para que coma de todo? Bien, hemos indicado que los alimentos frescos aportan entre otras cosas volumen, así que nos centraremos primero en la porción seca. Está estudiado y comprobado que las necesidades de un papagayo sano adulto quedan perfectamente cubiertas con una cantidad diaria equivalente al 10-12% de peso vivo del ejemplar; esto es, si un loro pesa 420g. su ración seca suficiente es de 42g. El resto debe aportarlo el alimento fresco para no propiciar la obesidad.

Las pequeñas especies (Pequeños conuros, rosellas, periquitos, forpus, ninfas, agapornis…) suelen requerir aportes de alimento seco proporcionalmente más altos, entre el 12-15%

Cuando damós mayor cantidad de alimento seco, el lorito elige aquellas semillas que más le gustan y logra saciarse con ellas descompensando su dieta y engordando por encima de lo recomendable. Lo mismo ocurre cuando un loro dispone de pienso a voluntad e intentamos que coma una buena ración de vegetales.

La idea pues es o bien una mezcla atendiendo a lo indicado o bien un pienso de gama alta, o bien una combinación de ambos, pero siempre en la pesada dicha. El resto hasta el 100% total diario de alimento fresco y no teman, una vez habituado, ningún loro se queda con hambre y estos menús pueden servir incluso para muchos reproductores. Mis propias aves y las aves a mi cargo se alimentan desde hace décadas en ese modo, reproducen no solo 1º sino 2º generación y nunca hemos tenido problemas nutricionales con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares